Y como era de esperar cuando le comentamos a nuestros amigos Sara y Heraldo ellos no dudaron en darnos una gran mano con La Nube así en su morada quedó ella esperándonos hasta nuestro detorno desde Argentina.