Parece que La Nube se enamoró de Loja y no quiere irse de aquí. Hoy lunes la llevaríamos al mecánico experto en diésel pero no hay forma de hacerla arrancar.