Cuando Fede decía que la camioneta se arreglaba con un poco de alambre parecía mentira.  Rompimos una paleta del ventilador y así lo arreglo hasta llegar a Cuena.