Gabriel nos vió en Antigua Guatemala y nos dio una alegría enorme encontrarnos con un Argentino en este lugar. Despues de varias horas de charla nos dijo que volvía en unos minutos y primera sorpresa fueron unas ricas donas.

Pero lo mejor estaba por llegar y era un kilo de yerba mate que con todo gusto le aceptamos.

Gracias Gabi por esta dosis de compatriota!!!