Volvimos de estudiar nuestra ruta y nada mejor que agua clara y fría de río para reponer los tobillos... a relajarse