Lo más lindo de Costa Rica es que realmente te sentís en el paraíso compartiendo con estos hermosos animales y aprendiendo a respetarlos. Gracias Don Jesús por enseñarnos a respetar este ejemplar animalito.