A Francisco le llamó la atención lo alto de su amigo y no dejaba de mirarlo.