Papa arregla la Nuve y nosotros jugamos en la plaza