El rocío marcaba tan bien el contorno de estos pinitos en esa mañana que merecían una foto mientras tomamos unos ricos mates.